Amar no es necesitar, y necesitar no es depender

Quisiera poner un poco de orden en estos tres conceptos: amor, necesidad y dependencia. Hay una gran confusión entre ellos, y esta confusión genera enormes cantidades de dolor en las relaciones más íntimas. Así que allá vamos:

En primer lugar, amar no es necesitar, y necesitar no es amar.

Cuando alguien nos dice (o nosotros mismos decimos) «Te necesito», esta frase NO está significando «Te amo/te quiero». La persona que pronuncia estas palabras puede estar necesitándote para determinadas cosas, pero no tiene por qué amarte. Esa persona puede sentir que te necesita, sin amarte. Y lo mismo es aplicable para uno mismo.

Sí, a veces amor y necesidad van juntos, pero no siempre es así. De ahí la confusión entre necesidad y amor.

Un ejemplo de necesidad sin amor es la necesidad que tenemos los unos de los otros a nivel colectivo para que la sociedad funcione (más o menos) y podamos todos tener nuestras necesidades cubiertas (en teoría). Yo necesito, por ejemplo, al albañil que viene a casa a arreglar un problema. Y él me necesita a mí porque le ayudo a sostenerse económicamente. Nos necesitamos mutuamente, aunque no nos queramos. Otro ejemplo: yo necesito al agricultor que cultiva las verduras que me como. Y al transportista que las lleva hasta mi tienda preferida.

Y un último ejemplo, con el que tal vez tú te veas reflejado/a: en una relación de amistad, de pareja, o incluso familiar, una persona te dice que te necesita, y percibes que no está bien. Tú, sea por amor o por sentimiento de «obligación moral», te prestas a estar ahí para esa persona; y con el tiempo, te das cuenta de que esa persona no te quería como pensabas. Te das cuenta bien porque desapareció de tu vida cuando dejó de necesitarte, o bien porque demostró repetidamente que tu propia felicidad y bienestar no estaban entre sus preocupaciones.

Y la dificultad es doble cuando ambas personas, la necesitante y la necesitada, piensan que necesidad es igual a amor, porque entonces hay dos personas confundidas intentando entenderse. Tarea difícil…

Ésta es una muestra, que seguro no te resultará ajena, de que necesidad no es lo mismo que amor.

De todas maneras, quiero recalcar que necesitar no es «malo», como se cree en algunos círculos espirituales. Esta creencia viene de una máxima budista («El apego es la causa de todo sufrimiento») exagerada y mal entendida. Necesitar no es insano. Es humano, ni más ni menos, porque no sólo nos necesitamos los unos a lo otros a nivel material-funcional, sino a nivel emocional, para sentirnos conectados, respetados, aceptados, etc. Lo que estoy diciendo es que necesidad y amor no son lo mismo.

 

En segundo lugar, necesitar no es depender. Se puede necesitar a alguien sin ser dependiente. Por ejemplo, puedes necesitar a tu pareja o a un amigo íntimo para sentirte contento, con una vida llena de amor y comprensión, pero no ser dependiente de esa persona. Dependiente significa que sin esa persona, no eres capaz de ser feliz ni de sentirte pleno. La diferencia puede parecer sutil, pero determina la diferencia entre apego sano y apego insano.

Por ejemplo: puedes necesitar a alguien en concreto para sentirte apoyado, lo cual significa que la presencia de esa persona TE AYUDA a estar contento con tu vida, pero que si no estuviese, tú podrías estar igualmente feliz y sentirte apoyado con otras personas o contigo mismo/a.

En cambio, cuando dependes de alguien para sentirte apoyado, o comprendido, o lo que sea, significa que la presencia de esa persona DETERMINA si tú eres feliz o no con tu vida. Y si esa persona falta, tú no puedes ser feliz ni contigo mismo/a, ni con nadie más.

La necesidad es señal de un apego sano. La dependencia habla de un apego insano.

La necesidad es algo normal en las relaciones humanas, y es sano conocer, reconocer y honrar las propias necesidades emocionales de conexión, de intimidad, de reconocimiento, etc.

En cambio, la dependencia genera un apego insano más parecido a la esclavitud que al amor, y suele generar dolor y grandes conflictos. Porque la tendencia de todo ser humano es hacia la libertad personal, y la dependencia va en dirección opuesta.

 

Por último, te dejo a ti la tarea de pensar qué es el amor. No es una pregunta que se responda fácilmente, y hay tantas respuestas como personas.

Si te sirve, para mí el amor es un verbo, una acción, y mi definición actual de amor es ésta:

El amor es agradecer la existencia de ese ser (persona/animal/planta/cosa) y desearle de corazón la felicidad.

Para acabar, te propongo un pequeño ejercicio de autodescubrimiento sobre este tema:

>>> Primero piensa en una relación personal que tengas con alguien querido, una relación en la que todo fluya sin conflictos, en la que la sensación habitual es la sencillez, que es sencillo estar con esa persona.

Y hazte la siguiente pregunta: ¿del 1 al 5, qué nivel de amor, de necesidad y de dependencia tengo hacia esa persona?

Separa amor, necesidad y dependencia, y puntúa cada cosa por separado.

>>> Ahora escoge una relación personal diferente, una en la que también haya cariño, pero en la que suela haber conflictos, discusiones, y dolor.

Y hazte el mismo cuestionamiento de antes.

>>> … ¿Encuentras algo destacable…? 🙂

 

¿Cuál es tu experiencia con este tema de la dependencia, la necesidad y el amor? Comparte tu visión en los comentarios… ¡crezcamos juntos!

5 opiniones en “Amar no es necesitar, y necesitar no es depender”

  1. muy buen articulo, me ayuda mucho a reflexionar… a encontrar las diferencias y esta claro, tal como lo dijiste igualmente necesitar no es malo para sentirnos completas pero siendo q a pesar de necesitarla tambien puedo vivir sin esa persona al lado mio.
    Creo q como personas tenemos muchas cosas por desconstruir y el camino es largo, pero es bueno estar en el camino.
    gracias!

    1. Hola Mariana, me alegro de ser útil! 🙂 Este camino en el que estamos lo veo como una escalera, cada peldaño es una comprensión o aprendizaje que comporta una pequeña liberación de algún peso o traba. Y no sé yo si ésta escalera en la que estamos tiene fin…! 😀 Pero siempre merece la pena avanzar, porque cada peldaño que subes, estás mejor en el mundo.
      Un abrazo.

  2. Diferenciar. Necesito a una persona porque compartimos, vivimos, nos relacionamos de manera tan sencilla. Pero, si pero hoy por hoy no necesito estar con esa misma persona pues la relación se tornó conflictiva y así no quiero estar con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *