¿Qué es “lo transpersonal” y por qué debería importarme lo más mínimo?

La dimensión transpersonal de la vida es, posiblemente, la faceta más trascendental de la existencia humana (sí, también de la tuya) y, al mismo tiempo, a la que menos tiempo y atención se le presta en nuestra sociedad actual.

Esta desconexión colectiva que estamos viviendo de la parte transpersonal de la vida está en la base de la interminable lista de problemas que arrastra nuestra civilización.

La desconexión crónica respecto a “lo transpersonal” genera un estado anímico y mental de tensión constante (consciente o inconsciente), miedo a la Vida, miedo a los demás, sensación de vacío, de carencia, necesidad de controlar y acumular personas y posesiones… y es la raíz profunda de toda conducta egoísta, desconsiderada y desequilibrada.

Pero, ¿qué significa eso de “transpersonal”?
La dimensión transpersonal de la vida ha sido llamada de otras maneras en el pasado, pero todas esos nombres están teñidos de matices que generan división y discusión. Por ello, dejaré que tú internamente le pongas el nombre que mejor te encaje al concepto “transpersonal”:

Lo transpersonal (de “trans-“, “a través de” y “más allá de” lo personal) es “aquello” tan difícil de poner en palabras con lo que entras íntimamente en contacto en ciertas ocasiones, a menudo aisladas, como por ejemplo: contemplando la naturaleza, escuchando una pieza de música, admirando la belleza, abrazando de corazón a alguien, mirando el cielo estrellado, meditando, o por cualquier otra vía de conexión con lo más profundo de ti.

Esos momentos en los que presencias o vives algo que te hace sentir:

– Pequeño/a y humilde ante algo que intuitivamente percibes como mayor que tú, pero que al mismo tiempo te incluye y de lo cual eres una pequeña parte

En Paz, en calma, completo/a, sin la sensación sentida de necesitar nada más, y con una certeza visceral de estar profundamente “a salvo“, sostenido/a…

– Sutilmente alegre en el centro del corazón, lleno/a de una alegría sin causa aparente…

…esos son los momentos en los que estás accediendo a la parte transpersonal de ti mismo/a y de la Vida.

Esos momentos de conexión pueden parecer “insuficientes” o “improductivos” a la mente diseñada para, y obsesionada con la supervivencia, pero dichas experiencias no podrían ser más cruciales en nuestras vidas.

Hoy en día, nuestro paso por una existencia terrenal humana, en una civilización que se ha convertido en un “lodazal” de conflictos, abusos y alienación, no tiene sentido ni cabe en él la Paz si no es conectados (aunque al principio sea en pequeños momentos espaciados entre sí) con aquello que es mayor que nosotros y que está aquí, entre nosotros, a plena luz para quienes lo buscan.

Sin una conexión íntima con la dimensión transpersonal de la existencia, nuestro paso por una vida humana es más parecido a una bajada a los infiernos o a un sueño dramático y surrealista que a lo que en un principio estaba destinado a ser:

>> La experiencia temporal, efímera y divertida de mover desde dentro a un primate sofisticado y sin pelo, en un planeta azul hermoso y complejo. <<

Una parte central en mi trabajo consiste en ayudar a las personas a recordar primero lo trascendental que es nutrir su propia conexión con su faceta transpersonal, con el sentido profundo de sus vidas, y después ayudarlas a encontrar múltiples maneras de nutrir esa conexión, y a no despistarse con las mil trampas e impedimentos que el Sistema de Control pone en el camino y en el interior de nuestras propias mentes.

No es un camino fácil pero, honestamente, no conozco otro que lleve hacia la verdadera Felicidad.

 

¿Quieres compartir alguna de tus experiencias de conexión con el aspecto transpersonal de tu vida? ¿Cómo nutres tú esa conexión? ¡Comparte tu visión, y crezcamos juntos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *