Narcisismo Encubierto: rasgos de personalidad típicos

Los/as narcisistas encubiertos (covert narcissists, en inglés) no parecen, de primeras, narcisistas. Así como resulta casi imposible ignorar a un narcisista abierto o descubierto (overt narcissist) cuando hace “aparición en la sala” (hablando con un tono de voz alto, o con risas exageradas, auto-adulándose constantemente, saludando a todo el mundo, humillando abiertamente o ignorando a los demás con frialdad, etc.), identificar a un/a narcisista del tipo encubierto a simple vista es muy difícil, incluso para personas experimentadas.

En este post, que forma parte de un futuro e-book sobre el narcisismo encubierto según mi visión de la terapia transpersonal, voy a resumir los principales rasgos comunes de personalidad de todos los/as narcisistas encubiertos para que puedas identificarlos con cierta facilidad:

 

“PERFIL BAJO”: INTROVERSIÓN, TIMIDEZ O HUMILDAD APARENTE

A pesar de que los/as narcisistas encubiertos tienen la misma necesidad de defender y demostrar de forma desmedida su auto-imagen (ante sí mismos y ante los demás), habitualmente no se permiten desplegar personalidades excéntricas, histriónicas, ni muy vistosas.

Suelen tener rasgos de timidez, una cierta introversión, y en general no disfrutan llamando la atención de maneras evidentes.

Aunque son narcisistas, no les gusta ostentar visiblemente de ello.

Aún así necesitan la misma cantidad de atención que los narcisistas abiertos, así que la demandan o la consiguen de formas menos directas, menos frontales, y más indirectas: mediante el lamento, la queja, la pasivo-agresividad… rasgos y comportamientos que veremos a continuación.

La razón de la timidez de los narcisistas encubiertos y su “perfil bajo” o de “mosquita muerta” no es realmente el miedo a llamar la atención (pues la desean fervientemente), sino el deseo de aparentar moderación.

En su interior existe una tensión entre lo que les gustaría ser (la persona más importante “de la habitación”), y lo que creen que será bien visto o que “quedará bien” ante los ojos ajenos.

Muchos de los narcisistas encubiertos lo son por haber tenido, a su vez, padres o madres narcisistas abiertos/descubiertos, que con sus actitudes y maneras ególatras les inculcaron la creencia de que, para ser aceptados, “no debían llamar la atención más que papá o mamá”, porque si no, se enfadarían.
Así, los narcisistas encubiertos se esfuerzan por dar una imagen de humildad, de cautela, de introversión, no porque no se consideren a sí mismos más importantes que el resto, sino porque no quieren que se les note.

 

“NIÑOS/AS BUENOS/AS” Y PASIVO-AGRESIVIDAD

Otro rasgo común entre las personas con narcisismo encubierto es que no se sienten cómodas mostrando su lado agresivo, desagradable o conflictivo (cosa que a los narcisistas abiertos les da igual), por lo que normalmente tienen personalidades del tipo “niño/a bueno/a”, “mártir” o “santo/a”; son personas que aparentan desvivirse por los demás, que se sacrifican por la gente de su entorno, y que critican los actos egoístas (en los demás, pero son incapaces de verlos en sí mismos).

Con lo cual, suelen tener personalidades amables, complacientes, pueden ser generosas, incluso dulces y cariñosas… al menos mientras les interese crear un impacto positivo, quedar bien con alguien o consigo mismos, o conseguir algo específico mediante su amabilidad.

Aún a pesar de su apariencia amable, y debido a que interiormente acumulan tanta agresividad y frustración como los narcisistas abiertos, los encubiertos suelen desplegar rasgos de personalidad pasivo-agresivos que solamente mostrarán ante las personas de su confianza, o si tienen por seguro que su actitud no será descubierta.

La pasivo-agresividad es toda violencia no física que toma una forma indirecta: negar la palabra a alguien querido para hacer daño, insultar o calumniar a las espaldas, incumplir acuerdos por venganza, minar la confianza de alguien con comentarios sutiles, ignorar deliberadamente a alguien cercano, abandonar emocionalmente a los seres queridos justo cuando más ayuda necesitarían… la lista de posibles acciones pasivo-agresivas es casi ilimitada, pero todas tienen en común la intención velada de hacer daño sin que sea fácil señalarla o desenmascararla: las agresiones pasivas nunca se realizan abiertamente “de frente”, y no son físicas, no dejan huella visible.

Tan sólo dejan un rastro de dolor sordo en quienes las reciben, que a menudo quedan confundidos y desmoralizados tras las agresiones, pues las personas pasivo-agresivas rara vez reconocen haber hecho nada para dañar a nadie, y por el contrario, suelen tergiversar los discursos para victimizarse a sí mismas y así culpar de sus agresiones a las propias víctimas.

DOS CARAS DIFERENTES

Los/as narcisistas encubiertos suelen ser conocidos en su entorno por ser seres intachables, muy agradables, adorables, responsables, etc; pero las personas de su círculo íntimo (parejas, hijos/as, amigos íntimos…) conocen un “lado oscuro” de esas personas que nadie más parece conocer.

Existe una incoherencia entre lo que los narcisistas encubiertos aparentan ser “de puertas afuera”, y lo que hacen y muestran “de puertas adentro”. Esta incoherencia puede ser desesperante e incluso enloquecedora para las personas que les conocen íntimamente, pues la versión que estas personas tienen de los narcisistas encubiertos raramente llega a ser validada o refrendada desde afuera, quedándoles la duda de si serán ellas el problema.

En este sentido, es común el pensamiento de “…Si todo el mundo la/le adora, debo de estar equivocada/o yo. Debo de estar exagerando”.

Los/as narcisistas encubiertos personifican la idea del “lobo vestido de cordero”, un arquetipo tan antiguo como la Humanidad misma.

 

GRANDES TRABAJADORES/AS

Otro rasgo de personalidad habitual en las personas con narcisismo encubierto es su preocupación por destacar positivamente en sus trabajos (sean cuales sean). No se sienten cómodos con la mediocridad, y anhelan la admiración y el respeto de quienes trabajan con ellos/as. Por ello suelen ser conocidos por ser buenos trabajadores, comprometidos, esforzados, o de alguna manera brillantes o destacables por su manera de trabajar.

Generalmente, los narcisistas encubiertos tienen relaciones tirantes o ambivalentes con sus compañeros/as de trabajo, a los que inconscientemente consideran como rivales sobre los que deben esforzarse en destacar. Pueden relacionarse con sus colegas desde una muy sutil soberbia, tratando de quedar siempre por encima, o pueden adoptar roles sumisos y complacientes para “gustar” a los compañeros. Habitualmente oscilan entre ambas actitudes, dependiendo de sus intereses personales o sus inseguridades concretas.

Esta ambivalencia soberbia-sumisión se suele replicar en sus relaciones con los jefes y personas en puestos superiores, aunque rara vez mostrarán su soberbia abiertamente ante éstos, y sí indirectamente en comentarios con los compañeros.

La motivación para esforzarse en mejorar en sus desempeños profesionales no proviene, en los/as narcisistas encubiertos, de un afecto positivo o detallismo de corazón hacia las tareas, ni de un deseo genuino por aportar algo bueno al mundo con su esfuerzo diario, sino de una necesidad imperiosa (pero inconsciente) por demostrar su propia valía superior al resto.

Gracias a este esfuerzo, suelen convertirse en grandes profesionales en su campo, y tienden a tener una buena reputación. Aunque no suelen ocupar puestos de alto rango, sí escogen habitualmente trabajos en los que puedan ser vistos “brillando” por su dedicación y profesionalidad.

Encontramos narcisistas encubiertos en todos los estratos sociales, sexos, razas y profesiones (incluyendo las amas de casa), pero su presencia resulta especialmente peligrosa en profesiones como las de psicólogos/as, médicos, maestros/as, trabajadores/as sociales, orientadores, coaches, terapeutas, etc., en las que también están presentes.

Los trabajos que requieren una mínima empatía para ser desempeñados con seguridad y eficiencia, son los que más acusan la presencia de profesionales narcisistas.

Los/as narcisistas (tanto abiertos como encubiertos) no tienen una verdadera empatía, una preocupación genuina y desinteresada por los sentimientos de otros. Pueden fingirla, pero no sentirla (porque carecen de ella).
Por ello pueden causar graves daños psicológicos y emocionales en las personas con las que tratan en el trabajo (y en su vida personal), si su puesto les pone en relación con niños/as, enfermos/as, ancianos, inmigrantes, personas en riesgo de exclusión o en situaciones de vulnerabilidad.

 

EL APARENTAR

Continuando con el listado de rasgos de personalidad más habituales, encontramos en los narcisistas encubiertos una gran tendencia a preocuparse excesivamente por “el qué dirán”. Esto puede no ser evidente a simple vista para quienes no les conocen de forma íntima, pero sus familiares y amigos pueden percibir que “el qué dirán” es uno de los primeros factores que valora un narcisista encubierto a la hora de tomar cualquier decisión.

Cada narcisista tiene unos temas que le preocupa mantener más visiblemente “arreglados” que otros en su “escaparate personal”, y el refrán «cada persona es un mundo” se cumple también entre los/as narcisistas.

Así, habrá narcisistas a los que les preocupe especialmente que los demás les vean siempre bien vestidos y aseados, mientras que a otros les importe más que la gente los vea como volcados en cuerpo y alma por las obras de la caridad local.

Los detalles concretos variarán externamente, pero “el qué dirán” es algo que los/as narcisistas encubiertos/as tienen rondando en sus cabezas casi constantemente, lo verbalicen o no.

 

NEGLIGENCIAS Y TEMERIDAD

Aunque las personas con narcisismo encubierto suelen ser conocidas en su entorno laboral o “público” por su alto nivel de esfuerzo y desempeño, y difícilmente podrían ser tachadas de “irresponsables” o “pasotas” por sus compañeros/as, superiores y conocidos, es común que los/as narcisistas encubiertos tengan en secreto algunas conductas altamente irresponsables e incoherentes en ciertas áreas de su vida personal. Incluso hasta el punto de poner en peligro su propia integridad física, económica, o la de sus familias y amigos.

Pueden ser negligentes con los cuidados de sus hijos, con el abuso de substancias, alcohol o comida, derrochadores, peligrosamente despreocupados al volante, obstinadamente olvidadizos en tareas cotidianas cruciales, temerarios en sus inversiones y, en general, repetidamente irresponsables e impulsivos en ciertas áreas concretas de sus vidas.

Son habituales en ellas las tomas de decisiones súbitas o unilaterales que perjudican a quienes tienen alrededor, y que son difícilmente comprensibles bajo el prisma de lo esperable de personas adultas y en sus cabales.

Las personas con narcisismo encubierto, al igual que el abierto o descubierto, se quedaron atascadas en su infancia temprana (en los 3 ó 4 años aproximadamente) a nivel del desarrollo de su inteligencia emocional; por ello son personas secretamente caprichosas, impulsivas, egocéntricas, con poca o ninguna tolerancia a la frustración, y con tendencia a la irreflexión en algunos temas: en lo que respecta a inteligencia emocional, son niños y niñas grandes.

 

 

PERO, SOBRE TODO… QUEJAS, CRÍTICAS, NEGATIVIDAD Y VICTIMISMO

Y, por último, llegamos a los rasgos que más predominan en la personalidad de los/as narcisistas encubiertos/as: la queja, la crítica, la negatividad, y el victimismo.

Las personas con narcisismo encubierto consiguen grandes cantidades de atención, de favores y de sensación de importancia personal mediante el uso constante de la queja, la crítica, el discurso centrado en la negatividad, y en el victimismo.

 

Mediante la queja y la crítica, que nunca van acompañadas de una intención real por hacer algo para cambiar la situación de la que se quejan o que critican, consiguen situarse mentalmente “por encima de” otras personas o colectivos de personas.

En cada queja o crítica, sutil o evidente, se esconde el mensaje subliminal de “yo soy mejor” que aquello de lo que se quejan.

En las personas con narcisismo encubierto, la queja no es un recurso temporal para dejar salir la frustración (aunque a veces también lo es), sino una estrategia de auto-posicionamiento egóico gracias a la cual salen ganando en estatus en el interior de sus mentes. Al quejarse y criticar, interiormente acaban la conversación con la sensación de “haber salido ganando ellos” en una batalla que sólo existía en su cabeza. De ahí derivan una cierta sensación de fuerza personal, de importancia personal.

 

Por otra parte, pero directamente relacionado con lo anterior, los narcisistas encubiertos suelen mantener conversaciones muy centradas en lo negativo, en lo preocupante, en lo nefasto, y en lo dramático. De esta manera captan la atención de las personas de forma poderosa:

Si la conversación tiene lugar con personas de tendencia más positiva, éstas tratarán de ayudar a la persona narcisista a cambiar su manera de ver por otra más posibilitante, cayendo así en la trampa atencional y energética, situación que nunca acabará con el narcisista replanteándose su manera de ver las cosas, y sí con la otra persona agotada.

Si la conversación es entre dos o más narcisistas encubiertos, ésta se convertirá en una competición para ver quién se lleva el premio a la mayor negatividad, premio que consiste en lograr absorber la mayor cantidad de energía (atención) del otro.

Y si la conversación tiene lugar entre un/a narcisista encubierto y alguien que muestra su entusiasmo o felicidad en algún aspecto, la negatividad será utilizada por el narcisista para derribar el positivismo y minar la confianza de la otra persona, que representa una amenaza inconsciente para el narcisista, debido al brillo de su felicidad o ilusión.

 

El victimismo, por último, es un rasgo de personalidad y un arma muy poderosa que los/as narcisistas encubiertos/as utilizan con habilidad y precisión, a veces milimétrica.

Debido a su incapacidad para (y negativa a) hacerse responsables de las situaciones que ellas mismas atraen y/o provocan, las personas con narcisismo encubierto son muy proclives a usar el discurso victimisma.

Unas veces utilizan el victimismo “yendo de víctimas”, como recurso para conseguir la atención y la lástima ajenas (recurso muy poderoso para atraer a personas empáticas y dadoras de energía), y otras veces “se harán las víctimas” como defensa al ser acusadas o interrogadas por algún acto objetivamente reprochable.

En el primer caso, “yendo de víctimas” los/as narcisistas encubiertos consiguen la atención que anhelan, incluso entablan relaciones de pareja y/o amistad de esta manera, asegurándose un suministro de atención relativamente estable.

En el segundo caso, al “hacerse las víctimas” en discusiones y situaciones de conflicto (a menudo provocadas directa o indirectamente por ellos mismos), los narcisistas encubiertos consiguen desviar la atención de las conversaciones y girar las tornas del diálogo para retomar el control de las relaciones y salir fortalecidos ante sí mismos.

Respecto al uso del victimismo como vía de escape en los conflictos, es necesario comprender y recordar que los/as narcisistas encubiertos son absolutamente incapaces de reconocer sus propias áreas oscuras y sus errores (salvo cuando quieren conseguir algo concreto reconociéndolos, en cuyo caso el “mea culpa” es sólo temporal y fingido).

No pueden permitirse poner en duda el entramado mental de importancia personal que dirige sus vidas; reconocerse íntimamente a sí mismos como “imperfectos” en el sentido en el que se les acusa sería el equivalente, para ellos, del suicidio psicológico.

Por ello, si son acorralados mediante acusaciones bien argumentadas, los narcisistas encubiertos habitualmente reaccionan oscilando entre atacar de formas pasivo-agresivas y usar el victimismo.

 

 

NOTA IMPORTANTE: Si a lo largo de la lectura de este post te has cuestionado o te estás cuestionando a ti mismo/a si serás un/a narcisista encubierto/a, he de pedirte que estés tranquilo/a: 

Las personas con narcisismo encubierto no pueden ni quieren hacer una revisión seria y honesta de sí mismas en busca de sus propias sombras y errores. El hecho de que alguien se pregunte si es o no es narcisista, que se lo pregunte con sincera preocupación, y que sea capaz de ver sus puntos en común con los narcisistas, ese AUTOCUESTIONAMIENTO PREOCUPADO es LA SEÑAL de que no tiene narcisismo.


La capacidad de autocuestionarse y de sentir genuino remordimiento es el único parámetro de diferenciación fiable entre una persona que simplemente tiene un ego normal, y una persona que tiene «egotitis crónica» (narcisismo).

Todos/as tenemos un ego que intenta defenderse del mundo, y todos podemos tener en determinados momentos ciertos rasgos narcisistas. Al fin y al cabo, según la mirada transpersonal, lo que llamamos narcisismo no es más que un apego patológico y rígido al propio personaje.
Todos tenemos un personaje o ego, pero las personas con narcisismo no están dispuestas a replanteárselo ni cambiarlo.
Esa es la única diferencia.

 

LA FOTO FINAL: LOBOS VESTIDOS DE CORDEROS

En resumen, el “retrato robot básico” de una persona con narcisismo encubierto es el siguiente:

Una mujer o un hombre aparentemente agradable, voluntarioso/a, generoso/a, preocupado/a por hacer bien su trabajo diariamente, con un carácter más bien introvertido o un poco tímido, a veces un poco huraño, y que es conocido “de puertas afuera” como un buen padre, una buena madre, un buen vecino o vecina; una persona que, en sus relaciones más íntimas o cercanas, oscila entre comportarse de forma agradable por conveniencia y sutilmente agresiva o hiriente, dependiendo de distintos factores que el resto de personas no entienden (salvo si ya conocen su trastorno).

Una mujer o un hombre con cierta tendencia a la negligencia y una irresponsabilidad flagrante en algún área de su vida, con una preocupación excesiva por las apariencias de sus actos, y que, sobre todo, centra su conversar cotidiano en la negatividad, las críticas y las quejas.

Una persona, por último, que utiliza el discurso de “pobrecito/a yo” y la pasivo-agresividad para controlar a las personas de su entorno mediante la lástima y la culpa.

En definitiva, una persona con un fondo de egoísmo y egolatría, pero especialista en aparentar lo contrario.

 

La relación estrecha y prolongada con narcisistas encubiertos deja heridas muy profundas, sobre todo en los hijos y en las parejas. Son comunes los problemas severos de autoestima, la ansiedad, la depresión, los trastornos de personalidad colaterales, trastornos alimentarios, adicciones, obsesiones, dificultad para ponerse metas, desesperación existencial y cientos de problemas más.
Quien escribe, a parte de terapeuta transpersonal, es especialista involuntaria y por casualidad en narcisismo.

Si necesitas ayuda para cerrar las heridas y solucionar las secuelas de la relación con uno o varios narcisistas (abiertos o encubiertos), no dudes en contactar conmigo: trabajo online con toda España y partes de Latinoamérica.

Te puedo ayudar, porque yo vengo de ahí.

 

 

¿Cuál es tu experiencia con el narcisismo encubierto? ¿Lo conocías? Comparte tu visión en los comentarios, ¡crezcamos juntos!

73 opiniones en “Narcisismo Encubierto: rasgos de personalidad típicos”

  1. Muchas gracias por la interesante aclaración, muy valida para ayuda personal y la relación con otras personas amistades o familiares. Aclara comportamientos sorprendentes y eso tranquiliza.

      1. Me gusto mucho tu artículo. Llevo meses leyendo del tema porque después de años me di cuenta que mi pareja era un narcisista terrible. Y es cierto yo quedé hecha pedazos. Y me encantaría seguir recibiendo ayuda. Me ubico en México, ojalá pudiera tener alguna sesión contigo.

        1. Hola Ana Paulina, me alegra haber colaborado con mi artículo a tu búsqueda de información, que es una parte crucial en el proceso de recuperación tras el abuso narcisista. La información te empodera…

          Cuando lo desees podemos concretar una sesión de terapia, trabajo por videoconferencia con Latinoamérica siempre que me es posible.
          Si quieres puedes escribirne a llamameclara@gmail.com y hablamos.
          Un saludo!

        2. Soy psicologa y también vivi una relación con un narcisista encubierto, padre de mi hijo, lo entendí 8 años después, incluso para nosotros los profesionales aveces es difícil reconocer cuando el Narciso es encubierto y no «transparente». Ante la sociedad hombre ejemplar, trabajador, gran padre, incluso es muy amigo de mis padres, yo «perdí un gran hombre». en esos años la relación fue agobiante, se alejaba de mi, utilizando silencio de castigo, y volvía luego amandome imparablemente, terminaba acusándolo y perdonandolo.
          A todas las personas que pasen por esto, recuerden que los narcisistas no cambian, simplemente están imposibilitados a sentir emociones positivas como empatía, compasión y amor. si sienten no poder solos ¡busquen ayuda!
          bendiciones.

          1. Hola Fernanda, gracias por compartir tu visión, que es al mismo tiempo profesional y personal. La opinión de profesionales que también tienen experiencia personal en el tema me parece de gran valor.
            Deseo que te vaya todo muy bien.

      2. Gracias por esta información! Lo que agregaria desde la experiencia es que su necesidad de ser especial puede ser incluso desde el delirio magico de «yo soy el elegido, ellos me han dicho lo que es o debes hacer» cuando son personas en un camino espiritual… Mi pregunta es cuál es el riesgo físico o vital al alejar a un narcisista encubierto? Haciendo corta la historia hace dos añosn y medio tuve una relación con un narcisista que para ese entonces era violento pero al perderme y darse cuenta que no podía manipularme así, cambió, nunca se alejó totalmente por los amigos en común, luego el año pasado estuve en riesgo de muerte y él llegó a mi casa para cuidarme y entrar de nuevo de esta forma encubierta tan sutil, nunca volví a tener nada íntimo con él pero usó todas las artimañas para manipularme pasivo agresivamente y se negaba a irse de mi casa, hasta hace unos días que tuve que amenazarle con la policía y llamando frente a él a un amigo. Esta vez que conozco su rasgo narcisista decidí contacto cero pero vive cerca de mi casa y no sé si sea capaz de atentar contra mí.

        1. Hola Flor, pues es difícil de saber…
          Las personas con narcisismo encubierto son bastante menos propensas a «llegar a las manos» que las que tienen narcisismo abierto o descubierto, pero cada persona es un mundo en sí misma, y hay narcisistas que se comportan de ambas maneras, oscilando entre el subtipo abierto y el encubierto, dependiendo de las circunstancias.

          Sí que te diría que, si esta persona en concreto ya tiene un historial de violencia física, no es imposible que vuelva a suceder.
          Pero que no sea imposible no significa que vaya a suceder.
          Toma las precauciones que puedas, pero sin dejar que el miedo dirija tu vida, porque de lo contrario seguirías igual de atada a él que en el pasado.

          En general te diría que no te preocupes demasiado, porque las personas con narcisismo encubierto son más de calumnias y campañas de desprestigio social como venganza, que de ataques directos y mucho menos físicos.

          Los pocos casos que conozco de narcisistas encubiertos que llegan a las manos, son siempre en situaciones de un gran estrés para ellos, en circunstancias puntuales en las que el miedo a perder a su «suministro» principal (normalmente la pareja, que amenaza con irse) les presiona psicológicamente tanto, que se les acaba por romper momentáneamente la máscara de «buenísimas personas».
          Pero, de nuevo, esto sólo suele suceder en la privacidad del hogar, y en momentos contados.

          A pesar de ello, tendrás que valorar tu situación particular conociédole a él como tú le conoces.

          Recuerda que, ante la más mínima amenaza, cuentas con la policía para ayudarte y aconsejarte.

          Espero haberte ayudado en este momento, ánimo con tu transición…
          Y gracias por compartir tu historia!

  2. Gracias por el artículo. Una de mis hermanas es narcisista. Otra hermana mayor que yo se suicidó hace 10 años por celos hacia su pareja. Mi padre la verdad no sé qué desorden pudo tener pero fue absolutamente – y no es una exageración – indiferente a mi persona. Su carencia hizo que tomase a mi madre como referente pero actualmente y viendo los rasgos narcisistas y mitómanos que tiene, creo que es narcisista pero encubierta. Hace años me «desapegué» algo de ella al mismo tiempo que sanaba la relación con mi padre pues identifiqué cómo ella me había puesto en su contra. Ahora creo que mi madre en realidad no me ha querido nunca, simplemente fui un instrumento.
    En pleno proceso de análisis familiar (con el único deseo de comprender y sanar) artículos como el suyo me ayudan enormemente.
    Millones de gracias

    1. Hola Cyntia, gracias por compartir un pedacito de tu historia aquí. Estoy segura de que ello puede ayudar a otras personas que pasen por el blog y que estén pasando por un proceso similar de revisión del árbol genealógico…
      Tengo que decir que entiendo a nivel personal lo que estás viviendo, pues mi propia familia está llena de casos de trastornos sin diagnosticar, sobre todo de narcisismo. Puede resultar al principio un poco abrumador descubrir que la mitad (si no más) de tu familia era o es narcisista… pero tiene todo el sentido, porque es una forma enferma de ser y de relacionarse con los demás que se aprende en la familia, se pasa de generación en generación por aprendizaje, y que además luego se perpetúa en la elección inconsciente de la pareja…
      En fin, te deseo mucho ánimo en tu proceso de comprender, sanar y perdonar tu historia familiar. Es una empresa casi heróica, cuando hay muchos casos de abusos en el mismo árbol genealógico.
      Te mando un abrazo! Y si necesitas ayuda en algún momento, cuenta conmigo, que me dedico a esto…

      1. Te agradezco enormemente el ofrecimiento y no lo descarto, aunque en las últimas semanas ha habido gran crecimiento en mi misma frente a este tema.
        Voy soltándome poco a poco de la telaraña viscosa de esa estructura enferma. Son ya dos años de trabajo y por fin puedo verlo todo con claridad y consciencia y, sobre todo y lo mas importante, sin reaccion emocional.
        Intento también poner energía y atención en los otros dos hermanos cuyos sentimientos son honestos, nunca manipulan, ni critican, ni triangulan… Afortunadamente, también están ahí e intento re-hacer una relación con ellos de uno a uno, sincera y de verdadero cariño, desvinvuladas de «todo lo demas», pues me he dado cuenta de que la estructura enferma había intoxicado todo!
        En fin, un gran crecimiento cuando miro hacia atrás, pero es muy duro asumir que el amor de mis padres fue falso, condicionado, chantajista, interesado, superficial y de postal.
        No le deseo a nadie este viaje, pero si alguien lo transita que sea valiente para sacarle todo el jugo del aprendizaje y vivir la liberación que hay detrás, así al menos no habrá sido en vano.

        1. Qué ciertas y qué hermosas tus palabras finales, Cyntia. Yo tampoco le deseo a nadie la experiencia de tener padres con narcisismo, pero quienes consiguen superarlo de verdad, dejar atrás y perdonar, y reconstruir sus vidas con cimientos de Amor, se convierten en auténticos faros de luz en forma humana.
          Gracias por compartir un pedacito de ti, Cyntia. Te mando un abrazo.

  3. Hola buenas tardes creo que he mantenido una relación durante 4 años con un narcisista encubiertos (solo lo creo porque no todas las características me cuadran), mi ex pareja es médico pediatra y al comienzo fue la persona más dulce tímida y cariñosa que he conocido hasta q un día de la noche a la mañana todo cambió, siempre pensé que era su ex que no le dejaba en paz, y que según él era “mala” ahora creo q era su anterior víctima. En ppio fue muy sutil y me abandonaba sutilmente y volvía como si nada, pero este comportamiento que me desestabilizaba empeoró a raíz de q su hermano pequeño de 36 enfermó de un cancer “Raro” poco conocido y sin prácticamente terapia ahí se desató la ira creo que desató toda su frustración hacia mi, insultos desprecios daño emocional finalmente tras año y medio de calvario su hermano falleció y parece q tuvo una temporada calmada hasta q me descartó de la forma más cruel y vengativa y culpándome de todo, tanto que a la semana tal vez por que tenía que pasar tal vez por el stress mantenido me dio un infarto pulmonar y estuve muy mal de esto hace un mes, no sé si la culpable fui yo no sé q sucedió y cdo no sé si alguna vez me quiso eso me dijo hasta cdo me dejó q me quería. Se q es vengativo conmigo muchas veces y lo peor de todo es que sólo pienso en que vuelva aunque eso sea mi fin

    1. Hola Marga, gracias por compartir un pedazo de tu historia.
      Siento que hayas tenido que pasar por todo ello, independientemente de si colocamos la etiqueta de narcisismo, o no.

      Lo cierto es que todo lo que cuentas cuadra en el perfil del narcisismo, Marga. Lo que ocurre es que, en el caso de las personas que tienen narcisismo encubierto, éste se expresa de formas más variadas y sutiles que en el caso del narcisismo abierto.

      Si tienes la sensación de haber estado en una relación psicológicamente abusiva, da un poco igual qué etiqueta usemos. Lo importante es saber identificar las actitudes abusivas, y sanar las heridas que dejan en nuestra psique.

      La retención intermitente de cariño o atención, el maltrato verbal, el descarte súbito, los mensajes contradictorios, la proyección de toda la culpa sobre ti… todo ello son técnicas de maltrato invisible de las de «de libro».

      Y todo ello deja huellas profundas que hay que sanar, muchas veces con terapia, Marga. No te lo digo porque yo sea terapeuta, te lo digo como ex-víctima. La huella que dejan esta clase de cosas, pocas veces se puede sanar sin ayuda.
      La confusión, la sensación de culpabilidad, el dolor, la rabia, la ansiedad, la necesidad de que vuelvan pero al mismo tiempo terror a que lo hagan… todo ello sólo lo puede entender quien ha pasado por ahí.

      Te aconsejo, por la emoción que me llega de ti a través de tus palabras, que busques un terapeuta que conozca este tema y que te pueda ayudar en este momento a salir del bache.
      Y no sólo a salir del pozo, sino también a identificar qué errores cometiste tú en todo aquello, qué faltas de autoestima o de confianza en ti misma te hicieron permitir inconscientemente que todo eso sucediera.
      Muchas veces traemos desde la infancia maneras insanas de entablar relaciones interpersonales, pero que no nos damos mucha cuenta hasta que nos topamos con una persona de perfil abusivo, que entra «hasta la cocina» y genera el caos en nuestro interior.
      Y todo eso también hay que mirarlo y trabajarlo.

      En fin Marga, que espero que te vayas recuperando poco a poco y vayas estando mejor. Quería recomendarte este punto de lo de hacer terapia porque el abuso encubierto no se suele tomar tan en serio como el abuso físico, y muchas personas no se dan cuenta de que lo que les pasó fue muy serio, aunque no dejase cicatrices visibles.

      Te mando un abrazo, cuídate mucho. Si necesitas algo, puedes escribirme a llamameclara@gmail.com .

      1. Hola a tod@as! Quiero contar mi caso para que me comentéis qué pensáis, ya que tras muchos meses buscando es el único blog que he hallado en el que se trate concretamente el TNP vulnerable, siendo posible postear un comentario. No me quiero enrollar aunque la historia es algo largo, así que intentaré no comerme nada pero no extenderme.

        Desde pequeño en casa los comportamientos de mi padre eran muy extraños, con cambios de humor tendentes a la ira, al enfado y la negación de sus emociones. He de decir que un tanto arrogante, bastante autoabsorbido y con falta de empatía. Se lo comenté al psicólogo a los 27 años de edad, y me habló de la posibilidad de que fuese narcisista (no sé si tendrá TNP pero desde luego muestra rasgos acentuados). A los 21 años comencé una relación con una chica de 20, la cual me contactó a través de una web que agrupaba a todos los residentes de la residencia donde vivía. Ella me dijo que me contactó para «hacer nuevos amigos», ya que la vida allí era aburrida. Y era verdad, poco había que hacer, así que quedé con ella. De primeras no me gustaba, de hecho tenía novio desde hacía 4 años. Y comenzó a contarme el mismo cuento que todas las chicas que hasta entonces había conocido (2, tampoco eran muchas): que llevaba tiempo con su pareja pero que ya no sentía lo mismo…Como bien dice el artículo, se mostraba muy cuidadosa de sus palabras, pero sus actos decían otra cosa. Se notaba que le gustaba, y un día, tras haber quedado algunas otras veces, me pidió salir…todo ello teniendo pareja!! Ella me dijo o que estaba con su por entonces novio o conmigo, pero que sola no! Yo le dije que no, y dejamos de hablar durante un tiempo.

        Desde mi punto de vista el narcisismo vulnerable es un trastorno límite de personalidad en comorbilidad con un trastorno narcisista, o bien un trastorno borderline complejo con muestras esporádicas de narcisismo. No lo sé, pero ya es casualidad que dentro de los rasgos que vi en ella fueron: muchos celos asociados a inseguridad, con un control férreo de lo que hacía, incluso de si me masturbaba o no, entrando en el baño cuando estaba haciendo mis necesidades sólo para ver «qué hacía», me interrogaba cuando salía de la ducha, se ponía nerviosa si un día limpiaba el cuarto y ponía un preservativo en otro sitio y ella no lo detectaba (pensaba que le había engañado), iba a la biblioteca por sorpresa para detectar posibles engaños, se ponía rabiosa días después de verme hablar con una compañera de clase…una vez me hizo la ley de hielo, tengo la sensación de que me triangulaba con su ex pareja hablándome de él aposta para insegurizarme a mi. En una ocasión durante las vacaciones del verano, cuando estábamos alejados, hablamos por videollamada, y le conté una situación difícil que había tenido en casa, ya que había discutido fuertemente con mi padre, a lo que ella se enfureció y desde entonces dejó de hablarme, me llamó fracasado y estuvo dos semanas sin hablarme. Cuando volvimos a vernos parecía preocupada por qué tipo de relación teníamos, y al día siguiente se fue de la casa sin decir nada, y cuando regresé ella ya no estaba, sencillamente me había dejado tirado. Podría decir que tuve parte de responsabilidad en lo que pasó, que por entonces yo estaba muy sensible por lo vivido en mi casa con mi padre «narcisista» del cual me estaba recuperando. Creo que el haber dado con ella justo en ese momento no fue casualidad.

        Hablando con el psicólogo tiempo después, cuando comencé mi segunda relación con esta mujer, tras 7 años desde nuestra relación, me dijo que le parecía un TLP, pero que le causaba rareza el ver que siempre ella dejaba a sus parejas (ya habrá tenido 7, cosa que no es muy normal). Según ella, sus novios siempre la defraudaban porque no eran suficientes… Como «curiosidades», o «anécdotas» que podría comentar son el hecho de que tuvo trastornos alimentarios en su adolescencia, una madre con lupus eritrematoso bastante distante en su niñez, unos padres separados, tendencias a la depresión. Resulta que leo sobre el lupus eritrematoso y dice que una manifestación de esta enfermedad son actitudes narcisistas…es lógico pensar que el abuso de su hija fue de este tipo…y ya sabemos que el narcisismo genera más narcisismo.

        Para colmo, podría decir que a mi el psicólogo me consideró codependiente hace tiempo, y los codependientes tienen elevadas probabilidades de caer en garras de un cluster b. ¿Demasiada casualidad? Yo creo que no.

        1. Hola Kike! Gracias por contar tu historia, intentaré contestarte al tema del TLP versus TNP…

          Pues, por lo que sé, el tema de las fronteras entre los distintos trastornos del clúster B es algo en lo que la comunidad de psicólogos no se pone de acuerdo.
          Yo personalmente tengo una teoría al respecto de las diferencias entre TLP (trastorno límite) y TNP (trastorno narcisista), basada en mi experiencia personal y también profesional, pero no te la tomes como nada más que una opinión, porque mi conocimiento en patologías psicológicas se limita a las que yo he vivido, y además no soy psicóloga.

          Las personas que conozco con TLP pueden comportarse a veces como si tuvieran TNP, en cuanto a dependencias emocionales, ciertas conductas manipulativas y de seducción, y también en cuanto a conductas irresponsables o temerarias.
          Pero veo una diferencia fundamental entre el TLP y el TNP (pero insisto, puedo estar equivocada en mi conclusión, que se basa en un puñado pequeño de casos y en algo de estudio teórico): la diferencia consiste en que las personas con trastorno límite se machacan a sí mismas en su interior, se maltratan mentalmente en sus diálogos internos. El «crítico interno» es despiadado en el caso de las personas con TLP (también suele serlo en las personas codependientes), pero en las personas con TNP la autocrítica es inexistente (o más bien, el crítico interior está sepultado bajo el subconsciente).

          Esta diferencia, que a mí me parece fundamental porque determina la capacidad ética de las personas, es difícil de determinar si no conoces íntimamente a la persona.

          Externamente, se puede intuir más o menos si un individuo tiene o no tiene capacidad de autocrítica, por cómo reacciona ante sus propios errores.

          Si se puede adivinar vergüenza o culpabilidad en su expresión o su forma de actuar (aunque quede momentáneamente tapada por la rabia), entonces probablemente no tiene narcisismo.
          Pero si, ante los propios errores siempre reacciona con rabia, con victimismo o con manipulación, sin conectar más tarde con la vergüenza o la auto-crítica, entonces seguramente es una persona con TNP en mayor o menor grado.

          No sé si esto te responde tus dudas sobre la chica con la que estuviste, pero es lo que yo te puedo contestar por lo que entiendo a día de hoy.

          Gracias por pasarte por aquí a compartir tu historia, Kike. Un abrazo!

  4. Según este articulo todos somos narcisistas en mayor o menor grado. Encuentro que abordar un tema como el narcisismo de manera tan ambigua, es una trivialidad. Conozco bien el tema, el narcisista puede mostrarse como tal y a la vez encubrir su narcisismo según le convenga para engordar su ego y salirse con la suya. El narcisismo es un trastorno de la personalidad muy cercano a la psicopatía, de hecho, el psicópata es narcisista siempre, el narcisista, aunque con personalidad psicopática, no necesariamente es un psicópata declarado.

    1. Hola Teresa, lamento que hayas entendido mal mis palabras.
      El narcisismo es una solidificación rígida de la personalidad, que se cierra en sí misma y le impide cambiar.
      Y, como tal, no es algo «que se tenga o no se tenga», sino que va de un contínuo de cero a cien.
      Las personas que llamamos narcisistas estarían en un porcentaje alto en esa escala.
      La psicopatía y el narcisismo están emparentados y a veces coexisten en la misma persona, pero no siempre.
      Existen psicópatas sin rasgos narcisistas.
      Pero, tal y como explico al final del artículo, y aunque todos podamos tener ciertos rasgos o comportamientos que entrarían dentro de la categoría de narcisismo, existen un par de aspectos que trazan una línea MUY CLARA entre quien tiene narcisismo (de cualquier tipo) y quien no lo tiene:
      Esa línea es la empatía profunda y real, y la capacidad y buena disposición a la autocrítica honesta.
      Son dos rasgos que desde fuera cuesta conocer, pero que uno sabe si los tiene o no.
      Si tú miras con sinceridad en tu interior en busca de esos rasgos, sabrás si tienes un perfíl alto de narcisismo o, simplemente, tienes un ego como todo el mundo.
      Espero que esta aclaración te haya ayudado a comprender mejor el fondo del artículo!
      Un saludo Teresa.

  5. Hola cómo está? Mi pregunta es cómo podemos hacer para cuidarnos de estas personas? Sobre todo si es un compañero de trabajo donde se comparte muchas horas laborales. Además, quería saber cómo podemos manejar situaciones donde no nos perjudiquen por sus mentiras? Y si es así, cómo podemos salir de esas situaciones sin lastimar a nadie? Ni siquiera al narcisista.

    1. Hola Andrea, esa es una buena pregunta, desde luego.
      Me temo que no hay una respuesta que valga para todos los casos y todas las personas, pero intentaré ayudarte.

      Verás, las personas con un alto nivel de narcisismo (y el narcisismo encubierto entra dentro de este rango) tienen egos de naturaleza conflictiva.

      Este conflicto surge de un conflicto interior inconsciente que acarrean a todas partes, están en conflicto consigo mismos sin saberlo, todo el tiempo, y de una manera más intensa que «la persona media».

      Al vivir en conflicto consigo mismos de forma inconsciente, tienden a proyectarlo hacia el exterior para intentar librarse de su dolor -infringiendo dolor a otros-.

      Esto no se puede remediar ni cambiar, Andrea. Incluso los y las narcisistas que comienzan un proceso de terapia no cambian en ese aspecto tan profundo y destructivo, como mucho aprenden maneras de «maquillar» sus sentimientos e intenciones reales, y controlarse -reprimirse- en determinadas circunstancias.
      Pero su naturaleza conflictiva no cambia, porque el conflicto está bajo capas y capas de mecanismos inconscientes que ellos mismos no quieren destapar.

      Dicho esto, ¿qué puedes hacer tú en situaciones con personas con narcisismo?

      Creo que lo primordial sería recordar en todo momento que son personas enfermas, y que sufren mucho internamente. Son como perros con la rabia, y prácticamente nunca lograrás relacionarte con la parte sana de ellos (el perro), sino que siempre que hables o interactúes con ellos será su enfermedad quien te responda (la rabia).

      Recordar esto en todo momento te puede ayudar a rebajar los niveles de enfado o rencor hacia ellos, y al mismo tiempo mantenerte alerta.

      Estate alerta, pero en una alerta calmada, para no dar demasiado de ti.
      No des demasiada información sobre ti, no des demasiado de tu tiempo, ni de tu energía. Limita al máximo lo que entregas, pero sé siempre amable.
      Sé que puede resultar difícil poner límites a una relación de trabajo que ya está formada, pero míralo como una distancia de seguridad.

      Si les ves como personas que están mal, y pones distancia, puedes dejar de esperar que no se comporten como vienen haciéndolo, y puedes dejar de sorprenderte cuando creen conflicto a su alrededor.
      O sea, deja de esperar que se comporten como personas «normales».

      Y, si ves que la situación se pone insostenible para ti, y que está mermando tu salud mental… tal vez sea el momento de plantearte salir de ese entorno…

      Espero que te haya sido útil, un abrazo Andrea.

      1. Muchas gracias Clara,

        Sinceramente agradezco todo el trabajo que has realizado, pues es muy revelador. Actualmente estoy liderando un equipo de trabajo donde hay una persona con muchos rasgos de los que describes, crítica de todo (menos de sus debilidades), siempre delegando responsabilidades a otros, quejumbrosa, burlesca y sin interés por cambiar. Además tiene bajo rendimiento en productividad.

        Ha sido complejo trabajar con esta persona y tratar de mantener la armonía en el equipo. Y me encanta nuestro equipo de trabajo y el clima laboral, pero no se muy bien como manejar la situación. Aunque no muchas veces, le llamo la atención en privado, pero vuelve o mantiene sus actitudes. Nos pasa a llevar constantemente.

        Como dato adicional, ha tenido un historial de vida de mucha soledad familiar, muchas frustraciones con sus parejas y en sus relaciones personales.

        Aveces pienso que debiera sacarlo del equipo, o que debiese escalar esta situación a mis superiores… pero no existen instancias para tratar estos temas, además soy “corazón de abuelita” y creo/ siento que se aprovecha de ello…. también sacar a esta persona implicaría más carga de trabajo para mi. Y mis compañeros y estamos sometidos a mucho estrés.

        Todos tus comentarios y opiniones para orientarme serán muy bien recibidas.

        Muchas gracias.

        1. Hola Andrés, qué tal? Gracias a ti por pasarte a comentar el post, me alegra que te haya sido de ayuda. 🙂

          Sobre tu consulta concreta no puedo darte una respuesta directa de la que esté segura, porque en situaciones así yo tiendo a ser muy tajante («cortar por lo sano»), pero soy consciente de que este estilo no es para todo el mundo ni todas las situaciones.

          Sí te puedo asegurar que, si la persona a la que te refieres en tu comentario tiene realmente narcisismo, está fuera de sus capacidades hacer una autocrítica sincera que la lleve a un cambio verdadero y honesto, o sea, de «locus interno», de motu propio.

          Pero sí existe una manera de conseguir que una persona así -tal vez, con suerte-, modifique su comportamiento externo por interés personal, por locus externo.

          Esto sucede cuando la persona entiende que le conviene cambiar la apariencia de sus actos, para lograr un beneficio ulterior, o evitar un perjuicio mayor.
          Para que tú pudieras lograr esto como gerente o líder del grupo, tendrías que desplegar una serie de medidas basadas en la estrategia de recompensa/castigo.

          Las recompensas que más valoran las personas con narcisismo son la fama-reconocimiento público, el poder y el dinero; y los perjuicios que más intentan evitar son la humillación pública y la pérdida de los suministros (emocionales, económicos, etc.).

          O sea, que si no te planteas movilizar trámites para sacar a esta persona del equipo aún sabiendo que no va a cambiar realmente nunca (cosa que te recomiendo que te plantees seriamente como posibilidad, porque te aseguro que no haces ningún favor al resto del equipo manteniéndola en él), la segunda opción sería convencerla de que le conviene cambiar ciertos aspectos de su conducta.
          Aún así, insisto en que merece la pena que te atrevas a posicionarte como líder a favor del beneficio del equipo, aunque ello te suponga tener que salir de tu estilo habitual de liderazgo. Las personas con narcisismo pueden llegar a ser verdaderas «manzanas podridas en la cesta», Andrés…

          Ánimo y suerte con esta situación, que tiene un gran potencial de hacerte evolucionar internamente, a ti y a todos los que formáis tu equipo.
          Y si necesitas consultarme algo más personal puedes escribirme en privado y te contestaré en cuanto pueda.

  6. Buenas tardes . Yo crecí con un padre narcisista y eso hizo que yo buscara hombres parecidos a él. Con mi última pareja toqué fondo. Un hombre amable y servicial con todo el mundo, y un lobo en la relación personal. Me abandonaba sin explicaciones y regresaba taimadamente, haciéndome sentir culpable.
    Gracias a Dios pude escapar de su influjo. Lo pasé muy mal y tuve que asistir a psicoterapia.
    Para todo el mundo era encantador. Un encantador de serpientes.
    Un saludo
    Conchi

    1. Hola Conchi, sí, es una experiencia traumática cada vez más extendida, a la que creo que no se le está dando la suficiente importancia por parte de la psicoterapia y la comunidad médica. Muchos psicólogos no saben identificar las señales de que una persona está bajo abuso narcisista, y menos ayudarla a salir de ahí.
      Me alegra que encontrases ayuda y que estés mejor…
      Gracias por compartir tu historia.
      Que te vaya muy bien 🙂

  7. Me ha ayudado mucho el leer esto para identificar a mi madre como una narcisista encubierta. A dia de hoy ya tengo contacto cero con ella. Me ha costado toda la vida. Ahora tengo 50 años. La gota que colmo el vaso fue cuando fue mi hermano manipulado por ella para declarar en contra de mi y de mi hijo y a favor de mi exmarido.

    1. Hola Claudi, gracias por compartir una parte de tu historia. No ha debido de ser fácil llegar al contacto cero con tu madre, supongo.
      Me alegra haberte sido de ayuda, un abrazo!

  8. Me ha servido de mucha ayuda tu información, ahora ato cabos y me doy cuenta que mi exmarido es narcisista, ahora entiendo muchas cosas: su actitud pasivo agresiva, su victimismo y su negatividad, todo cuadra. Lo que más me preocupa son mis hijos, aun son chicos y temo que no reconozcan ese comportamiento (que lo han visto como lo normal en el tiempo que convivieron con el), que aprendieron actitudes y algunas reacciones negativas se vuelvan parte de su personalidad. Como puedo ayudarlos para que no desarrollen esa personalidad narcisista, aún conviven con el padre frecuentemente?

    1. Hola Susana, es una situación compleja cuando se tienen hijos en común con personas con narcisismo, te lo reconozco…

      Lamento decirte que el tema de cómo contrarrestar los comportamientos narcisistas para que no los aprendan los hijos es algo que se me escapa de mi ámbito y mi conocimiento…
      Sí que sé que la clave está en corregir los comportamientos de tus hijos que sean «copiados» de su padre, en cuanto los observes, con una actitud amorosa pero firme.
      Pero eso es todo lo que puedo decirte!

      Te recomiendo que investigues sobre este tema, porque hay mucho en juego, Susana. No sé qué edades tienen tus niños/as, pero el narcisismo se traspasa de generación en generación por imitación, y se cristaliza sin vuelta atrás alrededor de la adolescencia/juventud temprana…
      No es por meterte miedo, pero no lo dejes correr sin tratar.
      Tal vez puedas encontrar a algún experto en educación infantil que te pueda ayudar en esto…

      Por otra parte, debo recordarte que las personas con narcisismo suelen atraer y emparejarse con personas con codependencia (que sería el extremo opuesto al narcisismo, por decirlo así), y la codependencia también se traspasa de generación en generación.

      Así que hay trabajo que hacer, Susana, tanto por ti misma y tu crecimiento, como por la salud y felicidad presente y sobre todo, futura, de tus hijos…

      Te mando un abrazo fuerte, si necesitas ayuda o tienes alguna duda más, me puedes escribir por privado a llamameclara@gmail.com.

      Gracias por pasarte a comentar!

  9. Realmente es agotador vivir con un narciso
    Llega un momento que te hace dudar de todos los valores y renunciar a todas las personas que quieres
    Al leer este texto me doy cuenta que he tratado de mantener mi matrimonio pese a todo : Infidelidades postergación baja autoestima
    Pero me di cuenta hace ya algún tiempo y este artículo me lo corrobora que el no cambiará por lo tanto debo de cambiar mi rumbo para no llegar a mi autodestrucción
    Gracias

    1. Así es, Claudia. Las personas que tienen narcisismo no pueden cambiar, sencillamente porque no quieren hacerlo realmente…

      Toda su personalidad consciente se sostiene sobre una mentira que se cuentan inconscientemente a sí mismos todo el tiempo, y para poder cambiar tendrían que despertar a una realidad que no quieren ver, y que por todos los medios luchan para no ver.

      Es un mecanismo de defensa enterrado en el subconsciente, que ellos mismos y las personas de su círculo llaman «tozudez», a veces. Pero no es tozudez, es una negativa profundamente arraigada a enfrentar la realidad.

      Algunas personas con narcisismo encubierto llegan a ir a terapia, para trabajarse su ansiedad, su depresión, o para «quedar bien» con alguien a quien quieren convencer de que van a cambiar, o incluso para recibir atención y lástima del terapeuta; pero nunca llegan a hacer cambios substanciales en sí mismos; como mucho aprenden a «comportarse mejor» ante los demás, a fingir mejor.

      Espero que saber esto te ayude en tu camino, Claudia.
      Te mando un abrazo.
      Gracias por compartir tu historia!

  10. termine una relacion personal con una narcisista encubierta que duro mas de 10 años… mes estoy aun recuperando gracias a mi fuerza de voluntad y a la ayuda de terapias. vivi todas las etapas hasta el final que es la etapa del descarte. este fue bestial. llegado el momento se quito todas las caretas y aplico toda su furia hacia mi. hizo la triangulacion de la manera mas calculada y baja que un ser humano puede llegar a realizar. sus calculos son casi perfectos para hacer daño son seres malignos ya que no tienen empatia ni sienten remordimientos por sus actos eso les da cancha abierta para actuar sin filtros. la sutiliza es su mayor herramienta y la usan a la perfecccion. tienen un pulso de cirujano para dominar situaciones. son frios calculadores y mentirosos. mienten con una naturalidad del mejor actor. el peligro de estos seres demoniacos encubiertos es que sus victimas generalmente se dan cuenta muy tarde del abuso y causan muchisimo daño. no hay nada que digan que no sea mentira y deben tener como mil caretas o mascaras…

    1. Hola Juan Carlos, gracias por pasarte a compartir un pedazo de tu historia.
      No debió de ser nada fácil.
      El maquiavelismo que relatas me hace pensar más en psicopatía que en narcisismo encubierto, aunque las líneas separatorias a veces están borrosas.
      Me alegra que ya hayas salido de esa situación.
      Un saludo y ánimo con el camino de sanación que estás llevando.

    2. Tienes toda la razon Juan Carlos. Esto me paso a mi por 8 meses al lado de una mujer , muy hermosa, mucho mas joven que yo y que resulto ser una Narcisista, manipuladora y mentirosa. Me enganno todo el tiempo y cuando me di cuenta fue un poco tarde , pero corte la relacion totalmente. No se puede conciliar con estas personas, son seres egoistas, que se creen que todo el mundo debe girar a su alrrededor y ellas quieren tener el control de todas las situaciones y lo logran gracias a la sarta de mentiras mezcladas con esa sonrisa y aparente carinno que demuestran. Es todo un enganno .

  11. Hola .. ha sido muy educativo su articulo, me ha aclarado en muchos puntos hace bingo .. no entendia sus reacciones, ahora entiendo, asi mismito ha sido su comportamiento .. Oveja ante otros y ante mi un lobo ..

    1. Hola, me ha gustado mucho su artículo porque es muy concreto y describe al narcisista encubierto muy bien. Le doy las gracias por darle voz a éste tema.
      Yo quisiera preguntarle, si los narcisistas encubiertos, que son tan amables y maravillosos de cara a la galería y durante el comienzo de la relación, se convierten en seres malvados y perversos sólo si se sienten dañados. Si no se sienten dañados pueden seguir siendo cómo eran antes de ello? Se lo pregunto porque tengo una duda constante acerca de ello, porque yo estabapasando por un mal momento y me conducta hacia el narcisista no fué buena. Lo que resultó en él aguantar y cuando se sintió lastimado, ahí salió un ser totalmente desconocido. Muchas gracias por su ayuda.

      1. Hola Alicia, las personas con narcisismo encubierto ya vienen profundamente heridas de la infancia, y es sólo cuestión de tiempo que cualquier situación real o imaginada les haga conectar con su tremendo dolor y comenzar a quitarse la máscara.
        Sin pretender justificar lo que fuera que le hicieras a esta persona, te puedo asegurar que aunque no lo hubieras hecho, tarde o temprano su máscara se habría caído.
        Porque no es que tú le hicieras daño (que es posible que sí, no lo sé), sino que él ya estaba herido de gravedad y tú le «rozaste» la herida.
        Cosa que es tremendamente fácil en el caso de personas con narcisismo.
        Espero que esto te ayude a entender mejor tu cuota de responsabilidad en lo que pasó entre vosotros…
        Un abrazo Alicia. Gracias por pasarte a comentar.

  12. Hola! Estoy feliz de haber encontrado esto, recientemente descubri que mi esposo es narcisista pasivo-agresivo, exactamente todas las caracteristicas aqui escritas, tenia tiempo viendo sus manipulaciones, sacó lo peor de mi y el como si nada, he intentado dejarlo varias veces y hasta tranca la puerta para que no salga. De todas maneras no puedo irme por problemas económicos y otros factores asi que, me gustaria me ayudaras a como lidiar con el, desde que descubri esto hace dias leyendo (me gusta la psicología) arme una coraza emocional, estoy cansada de sufrir y que me haga parecer como la tóxica y problemática, porque me provocaba con su pasividad hasta que perdia el control de mi misma y desde ahi me manipulaba en fin, por favor, ayudame.

    1. Hola Yuddy, me alegra que el artículo te haya ayudado a sentirte un como más cuerda, más comprendida. Es importante poder recibir confirmación desde afuera de la relación, de que lo que sucede dentro de ella no es normal.
      A veces, como tú dices, no es posible dejar inmediatamente la relación con la persona narcisista. En ocasiones puede ser por dependencias económicas, y en ocasiones por dependencias emocionales. Pero a la larga es siempre mejor solucionar las dependencias que nos atan a personas crónicamente tóxicas, para poder poner la sana distancia.
      Si crees que necesitas ayuda para superar las dependencias que te atan y poder alejarte, escríbeme por privado a llamameclara@gmail.com y hablamos.
      Un abrazo!

  13. Estoy destrozada, me ha insultado, ha jugado conmigo, ha mentido sobre mi a otras personas para hacerse la víctima, me ha humillado, me ha dejado, me ha usado y cuando le planté cara me desechó.
    Pero no puedo salir de este pozo en el que me encuentro. No puedo.

    1. Hola Freddie, entiendo que te sientas impotente. Pero te digo que no hay nada que no puedas lograr si te lo propones.
      Está bien sentirse sin fuerzas, está bien lo que sea que sientas. Pero si quieres salir de ahí, pide ayuda, que bastante gente hay en el mundo desperdiciando su precioso tiempo de vida, su única vida.

      Un abrazo y ánimo.

  14. Hola Clara!!! Un placer, antes de darme cuenta q mi novio era narcisista siempre sentí q la culpa de todo lo q pasó durante la relación fué mía, era una culpa inmensa q no lograba poder sanar, me sentía TERRIBLEMENTE MAL, todas las secuelas q deja el tener una relación con una persona narcisista, TODAS, las presentaba yo, me sentía tan mal q incluso pensé en el suicidio (q es una de las secuelas q comenté), Gracias a Dios, xq solo puedo decir q Gracias a él q me fué poniendo en el camino a las personas q me ayudaron mucho, sé y estoy convencida q fueron los ángeles q puso en mi auxilio, tenía varias piezas del rompecabezas (x así decirlo) solo me faltaba una y fué hasta 7 meses después de haber terminado con mi narcisista encubierto q mi dí cuenta de la verdad, d la pieza q faltaba para yo poder entender todo lo q había pasado, de una manera casi inexplicable estaba viendo Youtube y me salió un video sobre el narcisista, ya mi psicóloga me había dicho q él podría ser narcisista x todo lo q yo le había contado pero la verdad nunca me había puesto a investigar sobre ese trastorno hasta ese día q casualmente lo ví en Youtube, fué una revelación total para mí, sentía q había hecho un gran descubrimiento, ERA ÉL, NO CABÍA LA MENOR DUDA, absolutamente TODO lo q decía era todo lo q yo había vivido y experimentado con él, como x arte de magia la culpa sé fue de mí, no era un problema q yo tenía sino q era él, él siempre fué el q muy astutamente provocaba mi enojo, de maneras muy sutiles, se quejaba incansablemente del trabajo, de la mamá, de las hermanas, siempre sé hizo la víctima y yo siempre con mi empatía traté de ayudarlo y comprenderlo, algo muuuy doloroso para las víctimas es descubrir q ABSOLUTAMENTE TODO FUÉ UN ENGAÑÓ, Q EL NARCISISTA NUNCA SINTIÓ NADA ABSOLUTAMENTE NADA X TI, x la disonancia cognitiva q tenía era muy difícil de entender el xq él no lucho si decía q me amaba, q se quería casar conmigo, lo cual me lo decía en muchas muchas ocasiones, a los 3 meses de haber terminado conmigo se hizo de otra novia la cual se llama igual q yo, doble golpe, tan rápido se hizo de otra persona, no quiso luchar x mí y la nueva pareja se llama como yo, sentí la MUERTE, en mi vida nunca había experimentado tal dolor, ahora con todo lo q ya sé y comprendiendo también al narcisista sé q es una persona q sufrió agresión de pequeño x parte de su madre la cual es narcisista también, al saber esto pude trascender mi odio hacia él, simplemente no siento nada hacia él, es una pena q haya pasado x lo q pasó pero también sé q no soy la culpable de su sufrimiento, me dí cuenta además de q las anteriores exparejas de él habían tenido q ir a terapia psicológica x el daño q él les causó, así q es un patrón q él tiene y el cual nunca va a cambiar, seguirá x la vida haciendo daño a todas las parejas q tenga ya q el odio q tiene hacia su madre lo refleja y lo aplica a sus parejas, hasta la fecha a pasado ya un año de q terminé con mi narcisista y el camino no ha sido nada fácil pero no es imposible, solo les puedo decir 2 cosas, busquen ayuda profesional xq las secuelas q dejan estas personas son devastadoras y solos no va a poder sobrellevar esto y segundo nunca se aparten de Dios, oren todos los días con mucha fe y confiando en q Dios los sacará de ese abismo de tristeza y lo q le pidan pidanselo con mucha fe, él jamás nos abandona

    1. Hola María, muchas gracias por compartir tu historia. Estoy de acuerdo contigo en que las convicciones espirituales son de gran ayuda para superar situaciones difíciles o traumáticas, sobre todo si involucran el enfrentarse al concepto del «mal» o la maldad en otra persona o colectivo.
      Realmente no conozco a nadie que haya podido superar una relación abusiva sin apoyarse en su espiritualidad (sea del tipo o credo que sea). Creo que los seres humanos (que no hemos caído en el narcisismo) necesitamos a las relaciones -sanas- para estar felices, y que por ello no estamos hechos, no estamos diseñados ni capacitados para enfrentar la maldad en el otro nosotros solos (o sea, sin sentirnos acompañados por algo Mayor que nosotros).
      ¿No te parece?
      Un abrazo María, espero que tu proceso de recuperación progrese suavemente y que pronto te sientas totalmente libre. 🙂

  15. He visto la luz gracias a éste artículo, ha descrito ud. a mi ex en todo detalle. También me sentía dudosa de sí era yo tan egoísta como pareja, culpable de haberme salido de mi hogar(que después de varios intentos, al fin lo conseguí y no me dejé convencer de regresar), ya llevo casi 4 años sola, es difícil, muy difícil que ha sido este tiempo, quedé devastada no me podía recuperar, ahorita ya lo puedo contar sin llorar, estoy recibiendo ayuda psicológica y veo la luz al final del túnel y con ésta información me he quedado sin habla, mi ex encaja en cada renglón de narcisista encubierto. Muchas gracias por la información! Saludos

    1. Hola Socorro, me alegra saber que el artículo te ha ayudado a seguir avanzando en tu recuperación! Gracias por pasar a contar tu historia 🙂
      Un abrazo!

  16. Artículo muy interesante para entender ciertas conductas de estas personas. He convivido con una narcisista encubierta, mi ex pareja. Llegó un momento que no entendía que pasaba en la relación y me sentía mal física, mental y anímicamente, ahora entiendo que le pasaba ya que todos los puntos que has expuesto los cumplía. Al final la dejé ya que entre todas las mentiras descubrí una infidelidad peto el mayor dolor es que te dejan con la autoestima por los suelos y con un síndrome de abstinencia y dependencia de ellos brutal. Muchas gracias

    1. Hola Borja, así es. Las personas que tienen capacidad de autocrítica y autocuestionamiento (rasgos muy positivos en sí mismos) suelen acabar las relaciones con personas con narcisismo llenos de dudas sobre sí mismos y con la sensación de haber perdido o dejado escapar «un diamante».

      Esto se debe a que la otra persona, la que tiene el narcisismo, siempre se mantiene en su posición de tener razón, de cuestionar al otro, y de especialismo o de ser único/a.

      Incluso las personas con una alta autoestima de entrada pueden acabar «tocadas» tras una relación o convivencia prolongada con personas con narcisismo… pero si se junta una persona con tendencia a criticar/culpar a los demás, con una con tendencia a criticarse/culparse a sí misma… imagínate el potencial destructivo de la relación.

      En fin, te mando un abrazo, espero que estés bien. Y gracias por pasarte a comentar tu experiencia, Borja.

  17. Muchas gracias por el articulo, mi ex mujer es narcisista, tuvimos una relacion de 5 años, viviendo juntos, de la cual nacio nuestra hija de 3 años, ami todo este abuso psicologico me llevo al intento de suicidio, como codependiente, ella me descarto de su vida de un dia para otro, yo no podia entender su falta de empatia, me decia y me tenia convencido de que era yo el problema de todo, que era un psicopata, celopata, abusivo, etc. Ahora se que ya tenia nueva pareja cuando me descarto, ella queria seguir viviendo, en mi casa, y me manipulaba con mi hija, una cantidad de mentiras y manipulacion, impresionantes, estaba completamente aislado de mi familia y amigos, gracias a esto, en la desesperacion que sentia, la rabia, la falta de empatia, el amor emfermiso que tenia por ella, y el amor ami hija, se me acabo el mundo que tenia, me trate de suicidar, me encerre en una pieza, con un cuchillo y me empeze a cortar, y a darme cabezasos contra la pared, en un momento sali de la pieza, porque el filo del cuchillo no era bueno, fui por otro ,y al otro lado de la puerta, estaba ella con una cara de satifaccion, esperando que lo hiciera, ahy me detuve, y pedi ayuda… pasaron meses para darme cuenta del complejo narcista, a los terapeutas les decia, me han dicho y hasta estoy convencido que soy (psicopata, celopata, enfermo, etc) todo lo que me decia que yo era, gracias a Dios, me hicieron darme cuenta solo de este complejo y asi saber que yo no era nada de esto, ahora lo veo con claridad, no tenia las herramientas en ese periodo, pero sabia en el fondo que algo no andaba bien con ella, por ejemplo, de un momento a otro deje de aparecer en sus redes sociales (el trofeo) ahora lo era mi hija, habia una incorformidad con todo lo nuestro (las quejas), lo que decia no era lo mismo a lo que hacia ( como con el cuidado de la hija), muy preocupada por la imagen de sus redes sociales y las opiniones de los demas, yo era siempre el problema de todo , un mes antes de mi colapso, se queria casar, me lo pedia insistentemente, yo decia que no (porque, si yo era el problema de todo, y me lo decia siempre, casi que me odiaba todos los dias, como me iba a casar, ademas ya estaba muy endeudado, para seguir complaciendola) asi , me descarto en menos de 1 mes, ahora vi su red social, con su nueva pareja, en fotos donde habian pasado unos dias de todo el colapso, y se mostraba feliz y como si nada con el nuevo, hasta con fotos en los mismos lugares que le habia mostrado, de echo las mismas fotos pero con un personaje distinto, en sus palabras, se proyecta como una familia con mi hija y el nuevo, ademas ella tiene la custodia, me cito a mediacion, en menos de un despues del colapso, yo no estaba muy fortalecido para entonces, quede ante la autoridad, como un suicida, y ella como la buena madre victima de este macho opresor, ami hija no la he visto en mas de 5 meses, realmente por que tenia que mejorar y fortalecerme, ademas siempre terminaba ella metiendose en nuestras llamadas para, parecer como que eramos amigos y nada hubiese pasado, tuve que cortar todo contacto, ahora quiero, recuperar ami hija, es un largo camino, necesito ayuda con esto, porque tiene una abuela limitrofe narcisista, y para esa familia yo soy la bestia,
    ¿como ayudar, ami hija tan pequeña?
    ¿ como ser un padre para ella, en la distacia, sin caer en el juego del narcista? A futuro, en una demanda hipotetica de custodia, ¿habra jueces que identifiquen este trastorno? Para poder educar a mi hija, y sacarla de la neiligecia de la madre.
    Muchas gracias

    1. Hola Fabian, gracias por compartir tu historia, me imagino que no habrá sido ni estará siendo fácil vivirla.

      Según leía el relato de tus experiencias, se me iba el foco de la atención hacia la salud de tu hija, que es el elemento actualmente más vulnerable de vuestro sistema familiar, como tú bien sabes…

      Pero la verdad, Fabian, es que vuestra situación y tu consulta concreta se escapan de mis competencias profesionales. Me encantaría poder darte información de valor sobre cómo actuar en tu caso, pero lo cierto es que se me escapa, no lo sé. Mi trabajo como terapeuta transpersonal es ayudar a personas adultas a recuperar la fe en sí mismas y en la vida, y darles herramientas para que se hagan dueñas de su propia evolución interior.

      Pero creo que tu caso necesitaría más la ayuda de abogados, con el asesoramiento tal vez de psicólogos versados en psicopatologías del clúster B (narcisismo, trastorno límite, psicopatía).

      Por cierto, hay ciertos detalles del relato de aquella situación tan dramática de tu intento de suicidio que me hacen pensar más en psicopatía que en narcisismo, en tu ex-mujer (sobre todo lo de la sonrisa al otro lado de la puerta…).

      En fin Fabian, siento no poderte ser de gran ayuda en estos momentos.
      Creo que deberías iniciar una búsqueda de apoyo en abogados y psicólogos que entiendan sobre estos temas, y que puedan hacer girar la balanza hacia ti en caso de tener que ir a juicios.

      Por otra parte, no quiero dejar pasar la ocasión de aconsejarte muy encarecidamente que continúes tu trabajo personal de crecimiento, para poder ser feliz contigo mismo, y para poder ser ese buen padre que estoy segura que ya eres, para que en un futuro puedas ofrecerle todo ese sano amor y sostén a tu hija.

      La vida da muchas vueltas, Fabián. Y creo que todos estamos aquí -incluída tu hija- para crecer como personas a través de vivir experiencias, muchas veces duras y difíciles. Pero si somos capaces de encontrar, antes de morir, la esencia del Amor en todo ello, en lo profundo de nuestra humanidad, habremos logrado lo que teníamos que hacer.
      Y para eso la vida tiene muchos años, y da muchas vueltas. Ten paciencia y no pierdas la esperanza.

      Te mando un abrazo y mucha suerte en tu búsqueda.

    2. Te entiendo perfectamente. Yo estoy en la misma situación, en mi caso el suicidio no fue una opción jamás. Yo por el contrario, estuve ciega durante años frente al abuso, nunca me di cuenta, pero me fui apagando poco a poco y no entendia por qué, al punto en que me vi en la necesidad de entregarle la custodia de mis dos chiquitos a él (después de que me chupó todo y me dejó en la ruina y quiebra absoluta) y estoy en otro país … ahora me he fortalecido y voy con toda por mis niños, voy a demostrar que él es un psicópata narcisista, que los maltrata psicológicamente y los pone en contra mía (alienación parental) … eso (al parecer) es suficiente para que pierda la custodia. Te dejo el dato por si te sirve.

  18. Gracia por el artículo. Yo llevo 17 años con mi narcisista encubierto. Es un encanto con todo el mundo. Y yo estuve años en tratamiento psiquiátrico. No me creía nadie. No me daba cuenta de lo que pasaba porque fue lo que viví con mis padres y ya tenía la autoestima por los suelos. Sin contar los abusos que sufrí de niña. No consigo salir de esto, ni siquiera echarle de la habitación más que por un día o dos. Se vuelve encantador, le creo y le intento ayudar. No tengo família, me ha ido apartando de los amigos que me ven a mi como la tóxica. A veces tengo miedo por las miradas que se le escapan durante fracciones de segundo. No tengo la posibilidad de trabajar. Ni de irme a vivir a ningún otro sitio. Estoy atrapada. Y siento que no avanzo. No sé si podré aguantar esto mucho más. Las ideas suicidas casi no han estado presentes el año en que estuve separada de él. Pero no me llega para comer y no soy candidata a ninguna ayuda. Y cuando me dijo que me quería y se mostró “dispuesto a canviar” le creí. Ha mentido a todos los terapeutas. Nadie me cree. A veces desearía que me pegase, que fuera visible para que alguién me ayudara. Tengo miedo de que la depresión vuelva, ya lo está haciendo desde que volvió a casa. Hasta llora a veces un rato para manipularme y que yo empatice y desee ayudarle. No quiero acabar muerta. Quiero vivir y salir de esta situación.

    1. Hola Martina, lo primero gracias por poner en palabras tu historia, que me parece por lo que cuentas que es de las difíciles. Hay pocas situaciones más complejas que depender no sólo mental sino económicamente de una persona abusiva.
      Aún así, estoy segura de que tienes más salidas y posibles soluciones que las que ahora ves, (ninguna); 17 años de relación íntima abusiva te dejan la perspectiva muy cerrada, como llevar un saco en la cabeza y ver el mundo a través de dos pequeñas aberturas en la tela. Hay muchas más posibilidades que las que ahora ves, Martina.
      Eso sí, te diría que probablemente, llegados a este punto, es posible que te convenga primero acudir a los servicios sociales o de ayuda a la mujer, antes que a terapia (que, si lo haces, cosa que te recomiendo encarecidamente, asegúrate de que sea con alguien experto en maltrato psicológico); si planteas tu caso en como uno de acoso moral o maltrato psicológico en los servicios de ayuda a mujeres víctimas de violencia de género, y buscas con paciencia, acabarás encontrando al menos a una profesional que entienda tu caso. Es cierto que se le hace más caso al tema del abuso físico, pero cada vez más y más profesionales están dando la voz de alarma y reclamando que se le preste atención al acoso moral.
      A veces la terapia no es suficiente, Martina. Plantéate lo de los servicios sociales, y si quieres hablar sobre hacer terapia conmigo o con otra persona, te puedo asesorar por privado y ayudarte tal vez a ver más salidas.
      Si quieres escribirme, puedes hacerlo sin compromiso a llamameclara@gmail.com.
      Un abrazo.

  19. hola!
    les comparto mi experiencia donde incluso mi psicologa me comenta que inicialmente mi ex esposa tenia un trastorno de la personalidad limitrofe o borderline, un diagnostico diferencial del N. encubierto y del sociopata.
    Como dice la lectura son personas que las puedes catalogar como «perfectas»: amorosas, cuidadosas en su trabajo, altristas, familiares.. vamos, no tienen ni un pelo de humano. En el contexto, la relacion inicial parecia ser perfecta asi mismo (despues de que me aceptara, y parece al ver que podia ofrecerle algo a su ego tal como un status social): las relaciones sexuales eran fantasticas, la relacion de comunicacion increible, aceptacion entre las familias, y ya se imaginaran. Haciendo remembranza el primer punto de alerta que recibi antes de iniciar una relacion de 3 años y medio y luego un matrimonio, fue por parte de su familia quienes, por aparte en conversaciones individuales advertían que ella era solamente «algo especial» pero sin referirse exactamente a qué. Paso el tiempo y al estabilizarse la relacion era notorio su interes por la apariencia fisica suya, la ropa que compraba, y como requeria escalar en su trabajo para mantener estatus competitivo academico-laboral (en varias ocasiones preguntaba quien era X o Y persona de su lugar de trabajo y como podia acceder a dicha persona para presentarse) asi como un rencor irracional / envidia hacia otras personas (ejemplo: era muy recurrente comentarios de su parte, sin que nadie la escuchara, donde decia que no era justo que sus cuñadas tuvieran casa, camioneta del año, esposo etc sin haber estudiado como ella…)… estas actitudes eran pasadas por alto. LLego a un momento donde al replantearle porque no era mas optimista en su contexto comenzaba a controlarme: por ejemplo, me amenazaba con no tener sexo si no hacia lo que me pedia / o incluso si estaba molesta por X situacion, por tal banal que parezca, me castigaba con palabras tales como: no te vistes bien, estas feo, hueles feo -el aliento-, no te siento al tener relaciones (en la penetracion), «me tengo que concentrar» para sentirte (en el sexo) y un sin fin (teniendo posteriormente al tener estas obesrvaciones que acudir al medico -urologo/a, dentista, etc- y ver que aparentemente tras opinion de varios especialistas de la misma area concordaban que organicamente y metabolicamente no habia problema conmigo. Y asi un sin fin de experiencias que se fueron acumulando.
    ¿como se dio el choque? pues, estabamos a un mes de casarnos por la iglesia (teniamos 4 meses de habernos casado al civil, donde curiosamente al comenzar a vivir juntos lo cual duro un mes su comprotamiento fue muy notorio), enfermé y durante la hospitalizacion parecia que realmente era hija de la vecina (era mas la visita de gente desconocida que la de ella), y por ello senti por primera vez la sensacion de vacio, o abandono de la pareja, aunque fisicamente de repente iba, no me sentia apoyado.
    Despues ocurrieron un sin fin de eventualidades, que al conjuntar la experiencia, la psicologa me comento de la posibilidad del trastorno de personalidad borderline, sin embargo, unas personas que, tambien fueron presas de narcicistas encubiertos, me comentaron que mi ex mujer tenia todas las caracteristicas de este trastorno de la personalidad, siendo mi sorpresa que al buscar informacion en videos y otras lecturas incluso mas serias, efectivamente todo cuadraba.
    Estoy en proceso de autoconocimiento y de recuperacion de heridas psicologicas ya que no tiene esto mas de 6 meses, sin embargo, el saber que uno al hacerse responsable de sus acciones influye en el impacto positivo de la sanacion tanto fisica como psicologica, es esencial. A pesar del contacto «Zero» no es raro pensar en el hubiera, y la tristeza puede recurrir, empero, esto es cuestion de tiempo. Estoy seguro que todo aquel(aquella) que ha salido adelante de una relacion dolorosa sabe que el tiempo lo cura todo.

    1. Efectivamente, el tiempo y el buen trabajo interno o personal, acaba curando las heridas.
      Por tiempo me refiero a tiempo sin contacto, a poder ser. Y si no puede ser, con el mínimo contacto y estableciendo distancia emocional.
      Y por trabajo personal me refiero a entender mejor qué aspectos de nuestro carácter nos hicieron tolerar o directamente «no ver» las señales de que algo no iba bien. Es necesario revisar y solucionar nuestros puntos débiles.
      Y la parte para mí más importante del trabajo personal en este sentido, más incluso que responsabilizarse de los propios fallos que hubiera habido, es aprender a entender a las personas así, y perdonarlas de corazón.
      Esto puede llevar mucho tiempo y mucha reflexión.
      Pero considero que, hasta que no se siente todo aquello perdonado y «lejos» (como con lejanía emocional), el trabajo de sanación aún no ha concluido.

      Gracias por contarnos tu historia, Enrique. Te deseo lo mejor en tu proceso.

  20. Muchas gracias por tan valiosa información mis sospechas fueron confirmadas estuve con un narcisista incubierto hace 2 años me dio mucho trabajo entender su comportamiento y pq me dejó un día derrepente estaba muy enamorada tal y como lo describe el block se pintaba el hombre perfecto tranquilo humilde sincero hasta que un día mostró su verdadera personalidad fue doloroso 8 meses me tomo entender todo buscando información pero lo supere aunque hoy en día siento culpa hacia mi y no he podido enamorarme de nadie, sufro de filofobia justo luego de esta experiencia que tuve

    1. Hola Katherine, lo primero gracias por pasarte a comentar el artículo. Me alegra saber que te ha sido de ayuda en tu proceso.
      Tengo que decirte que es muy común y comprensible que queden secuelas emocionales tras una relación con una persona narcisista, más cuanto más estrecha la relación.
      Aunque hayas avanzado mucho por tu cuenta, te recomiendo que te dejes ayudar en los aspectos que te queden por sanar de aquella experiencia. Hacerlo a solas no es fácil.
      Yo buscaría concretamente a alguien que entienda sobre abuso emocional/psicológico.
      No es necesario que te quedes «para siempre» con las secuelas de lo que viviste, Katherine. Pero te llevará un tiempo y un trabajo personal, y nadie puede hacer ese trabajo por ti.

      Ánimo en tu proceso. Si necesitas ayuda para escoger una vía terapéutica o quieres hacer un proceso conmigo, puedes escribirme en privado y te atenderé en cuanto me sea posible.
      Mucha suerte Katherine.

  21. Buenas tardes, en mi caso, el año pasado me involucré en una relación inadecuada por primera vez (soy casado) con una mujer 13 años más joven, hija única, alegre, dinámica, intensa, con unas ganas tremendas de vivir, con la qur antes de la relación tenía amistad.
    Todo inició tan rápido e intenso, a pesar de ella tener pleno conocimiento de mi situación, según ella «no quiero causarte problemas», no quiero ser la mujer que te aleje de tus hijos», y cosas así.
    Pero surgieron contradicciones que pasé por alto, como súbitos episodios de ira con reclamos «por mi situación» «porque no puedo llevarte a mi casa»»porque no puedo presentarte a mis padres».
    Llegue a irme de mi casa (a esto por las sospechas de mi esposa se sumaron problemas no resueltos en el matrimonio). Seguí con esta relación, pero cada vez me presionaba más para acelerar mi separación, a la vez que con su alegato de que sus padres no podían saber de mí, me cambiaba los planes, pero mientras yo era el que tenía que buscarla todos los días a su trabajo para verla, y luego de estar juntos, llevarla a su casa (con sus padres). De sus relaciones anteriores siempre hablaba de «los malditos» de uno en especial donde luego de dos años de amor siguieron dos de abuso, donde llegó a automutilarse y a intentar acabar con su vida, y que se había recuperado con terapia, pero después me dijo que ella no siguió la terapia «porque el terapeuta le había dicho que no tendría relaciones estables» y que ella se recuperó «con libros y videos de autoayuda»
    La sensación de angustia más allá del estrés por mi separación y la infidelidad era agobiante, inexplicable, y a esto un fin de semana mi hija se enfermó estando conmigo, así que regresé a mi casa para estar cerca de ella, esta persona no lo tomó bien, ese fin de semana me dejó de escribir, y me reclamaba «porque no le demostraba con hechos que la amaba», y también «por no haberle escrito a ella»(por dios mi hija estaba enferma).
    Terminé la relación, reaccionó con ira, con palabras duras hacia mí, incluso juzgando la dignidad de mi esposa (ya le había contado a ella) y «te gustaría que a tu hija le hicieran esto». Me bloqueó por whastapp, a las dos semanas en mi cumpleaños me escribió parrafos enormes de reclamos, reproches, y de que me extrañaba y me seguía queriendo, y que «no quería perderme del todo» , y pidiendo disculpas «por sus duras palabras».
    Yo en ese momento había iniciado terapia (por codependencia y problemas no resueltos de mi infancia) para luego ir a terapia de pareja (ya que habíamos decidido pausar la separación mi esposa y yó, ir a terapia para arreglar nuestras diferencias, y decidir si seguir o ya separarnos del todo por lo sano).
    Cometí el error de responderle, por eso de «no.perdernos del todo» y recuperar la amistad. Pero con el tiempo a pesar de que no era el mismo contacto, de nuevo fuí involucrándome, siguieron los mismos reclamos con ira, e incluso en dos ocasiones ella terminó con ira toda relación conmigo, para a los días volver a buscarme. Ella sabía el proceso en el.que me encontraba. Y la sensación de angustia regresó.
    Con la cuarentena al inicio pude mantener mas distancia, pero al ella iniciar a trabajar en un hospital cercano al mío (ambos somos médicos) y ella ir a un hotel para personal de salud, yo me fuí igual a ese lugar para mantener aislamiento por la exposición, y quedé practicamente conviviendo con ella.
    Al inicio fué todo comprensión, en especial «con mi hija» y «que yo seguía siendo bueno con ella»(mi esposa)
    Yo le había dejado claro que no iba a tomar ninguna desición menos en este tiempo de pandemia, que si salía de mi casa iba a ser luego de haber resuelto todos mis problemas y sin quedar de enemigo con mi esposa, que yo por mi bienestar y el de mis hijos quería seguir una relación cordial con ella.
    La sensación de angustia aumentó, así como de nuevo sus reclamos «por no tomar una desición», pero luego «yo no quiero presionarte».
    La llevaba y recogía de sus turnos, cuqndo estaba ella libre la alentaba a ir a su casa, de hecho yo la llevaba y la buscaba.
    A mi casa iba una o dos veces por semana para en especial ver a mis hijos, y llevarles comida por la cuarentena, y mantenía las medidas por mi exposición.
    A esta persona le decía las cosas como.son, y por eso un día explotó primero triste y luego con ira porque le reconocí al preguntarmelo ella si yo seguía queriendo y extrañando a mi esposa y le dije la verdad: que sí.
    De entre tantas cosas que dijo una fué la que dijo todo «ella tiene que saber la verdad porque yo no soy aquí la única que tiene que sufrir» o «si ella supiera de esto para tí sería todo más fácil»
    Para variar esa noche, al estar con ella, solo por tomarme mi tiempo para seguirla tocando me gritó «cuando vas a hacerlo, porque demoras tanto, hazlo yaaaa» manoteando con los puños en la cama, con una mirada de rabia.
    Nunca yo he tratado a nadie así, menos en la intimidad, ya era intolerable, mas con su exigencia de que mi esposa supiera lo que pasaba no por la verdad, sino pqra que sufriera (como si ya no estaba sufriendo) al día siguiente me fuí, y a los dos días recogí mis cosas y terminé con ella.
    A los días la extrañaba tanto que volví a buscarla, mas que en esos dias mi esposa me había dicho «que mejor siguiera con mi vida»
    Pero fué peor la angustia, la sensación de haber cometido el peor error, más que esta persona sólo hablaba de ella «cuando yo te pida vivir juntos»»cuando yo te pida ser parte de mi familia», pero nada de que me tocaba a mi comenzar de nuevo mi vida, ni de mis hijos tampoco.
    Con la pandemia se habia interrumpido la terapia, y a mi terapeuta para variar en ese tiempo le dió un ictus. Pedí ayuda al psicólogo de mi hospital, fué la primera vez que escuché el termino «limítrofe’ y de manipulación, de narcisismo.
    Terminé con ella del todo, le dije que queria recuperar mi matrimonio, mi familia, que no quería seguir con mentiras, y que le iba a contar todo a mi esposa (por eso, porque ya no quería seguir con mentiras, e iba a asumir las consecuencias), además de que ella merecía a alguien libre física, legal y emocionalmente, y yo no lo estaba.
    Me amenazó con ella decirle a mi esposa, con que me las iba a tener que ver con su padre, me golpeó y me arañó, me deseo que ‘no me arrepintiera de la vida miserable que iba a tener»). A los minutos de haberme ido LE ESCRIBIÓ Y MANDÓ FOTOS A MI ESPOSA POR WHASTAPP (asumo que antes de irme de ese lugar lo obtuvo de mi teléfono sin yo saberlo).
    Está de más decir el caos que eso causó en mi casa, y 3 días después le volvió a escribir a mi esposa para ella ponerse de víctima de mis mentiras y que «ella me alentaba a que yo le dijera la verdad» .
    Mi esposa decidió que siguieramos y reiniciaramos la terapia, ya que lo que pasara fuese sólo por nosotros dos.
    Yo desde ese mismo día sin saber sobre contacto cero, había decidido cortar toda comunicación, borré fotos, la bloquee de mis redes sociales, más cuando tres semanas después me mandó un audio de 12 minutos de ira, rabia, rencor y amenazas, que decidí ignorar y no contestarle.
    No ha sido fácil este período, pero mi esposa ha sido aún dentro del dolor que le causé un gran apoyo y comprensión, que me he sentido muy bien correspondiéndole, haber salido de las mentiras y de la disonancia cognitiva me ha traído mucho bienestar.
    Mi esposa la bloqueó, pero sigue saliendo su foto de perfil, o sea que ella sigue teniendo a mi esposa en sus contactos y sin bloquearla.
    Al ver estas páginas, esta información sobre relaciones tóxicas y narcisismo, me convenzo cada vez más de lo sutil que fué hasta ya sacar su verdadera máscara e intenciones, de la que salí puedo decirlo a tiempo.
    Desde ese audio no ha vuelto a aparecer, ni yo la he vuelto a buscar, contactar, ni siquiera por terceras personas.
    Espero seguir mi camino sin complicarme la vida, y seguir reparando el daño que hice en mi mismo, y en mi familia.
    Y que ella siga su camino para bien o para mal sin que se cruce en el mío.

    1. Hola Andrew, gracias por dar generosamente tantos detalles de tu vivencia personal, dejando ver cómo eres, cómo es tu contexto familiar, y cómo fue tu experiencia con aquella chica. Creo que los detalles concretos de experiencias personales son de las cosas que más ayudan a entenderse a sí mismas a otras personas que están pasando por situaciones similares. Así que, seguramente sin pretenderlo, acabas de ayudar a varias personas que se pasarán justo por aquí y te leerán, y tu experiencia con todos los detalles será justo lo que necesitaban oír para entender algo fundamental de sí mismas y sus circunstancias.
      Así que Andrew, gracias.
      Espero que puedas recomponerte poco a poco y, por qué no, crecer más allá de lo que creías posible para ti antes de vivir esta experiencia tan difícil. Este tipo de situaciones tienen el potencial de obligarnos a crecer muchísimo como personas, y si aprovechamos esa oportunidad, el sufrimiento no habrá sido en vano.
      Mucha suerte.

  22. Estuve buscando muchas respuestas, y este artículo me ayudó mucho. Creía que yo era el problema por mis reacciones violentas, incluso pensaba que tal vez yo era la narcisista y por lo tanto necesitaba ayuda, me ha costado mucho salir de esto porque veo que mi esposo es perfecto ante los ojos de todos y sentía que yo distorsionaba la realidad y en verdad tenía la culpa de su trato. Estoy en un divorcio que yo pagué y hasta me dijo que me pagaba pero que lo cancelara, me ha buscado y yo me he mantenido alejada pero preguntándome todo el tiempo si hago bien, y sintiéndome culpable por hacerle daño con esa decisión.

    Gracias por tanto

  23. Hola buenas!! Excelente artículo pero igual ando muy confundida con el diagnóstico, ya q llevé 8 años de noviazgo con alguien así y hace poco lo deje, el en ocasiones me escribía y era muy pendiente de mi, pero a veces pasaba semanas y no me escribís, entonces yo hacía lo mismo y luego me lo echaba en cara,ven ocasiones me heria con sus comentarios o sarcasmo hacer a de alguna situación, muchas veces me daba miedo contarle cosas q sabía que se iba a enojar, y cuando le terminé le dije q me sentía incómoda y que el me menospreciada, es así q el me dijo q entonces él era un monstruo y yo nunca le dije eso, entonces no sé si es un narcisista encubierto y soy solo yo la q estoy confundida, ayuda por favor, termine con él y estoy súper herida, no se q hacer.

    1. Hola Laura, gracias por compartir un poco de tu historia, siempre ayuda a verse reconocidas a otras personas que estén pasando por alguna situación similar.
      Si quieres puedes escribirme por privado a mi email, y hablamos. A ver de qué manera te puedo ayudar.
      llamameclara@gmail.com
      Un abrazo Laura.

  24. Gracias por las reflexiones y la guía:Me he pasado la vida bajo el paraguas de una gran narcisista encubierta, que nunca levanta la voz, ni tiene la culpa de nada, todo le pasa a ella y los demás nunca tenemos tanto como ella. Ha sido inútil cualquier intento de entrar en su mundo ficticio para hacerla ir a nuestra realidad ( de 7 hijos). Nos ha contaminado tanto que ya es complicado saber qué sentimientos son reales y cuales son mentira. Siempre he pensado que fue la Guerra lo que la «capó» emocionalmente pero igual ya era así…
    Mi mayor temor ha sido ser como ella: hipocondríaca, quejica, distante. Espero no serlo. Creo que soy una persona empática de verdad y sé reconocer mis errores. Pero siempre asusta heredar esa toxicidad. Ella tiene 91 y no cambiará. El daño que nos ha hecho…¿quién sabe?Confío en ser una persona acogedora y paciente con mi hija, al menos.

    1. Hola Lu CG, gracias por pararte por aquí a dejar tu comentario. El mero hecho de que te preocupe sinceramente no repetir patrones con tu hija (por no hacerle daño, no por «ser mejor que tu madre») ya es una señal bastante clara de que narcisismo no tienes. Es cierto que hay ciertos patrones de comportamiento y pensamiento tóxicos que se pueden aprender, sin tener narcisismo. Pero nada que no se pueda solucionar si hay un deseo sincero de hacer una autocrítica.
      Tómatelo con tiempo, Lu CG. Toda una vida de condicionamiento no se puede dejar atrás de la noche a la mañana…
      Un abrazo y mucha suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *